¿Progres o carcas?

Todos tendemos a poner etiquetas a los demás. Etiquetar a otros nos protege, puesto que nos libra del esfuerzo de ir al fondo de las personas y descubrir que todos somos mucho más complejos que lo que la estrecha información de la etiqueta nos dice. Si nos quedamos en ella, no tenemos que cambiar nuestra perspectiva sobre esa persona, puesto que todo lo que haga lo veremos en función de ese prejuicio. Esto se ve con claridad en la política pero, desgraciadamente, se ve también en la Iglesia.

Por eso, para salir de las etiquetas eclesiales, es más importante hoy que nunca fijarnos no tanto en quién dice las cosas sino en las cosas que dice esa persona. Un “carca” puede tener una dosis de realismo que el “progre” no sospecha; y el “progre” una visión novedosa que al “carca” le cuestiona. Ambos se enriquecen y necesitan mutuamente.

Lo que es realmente preocupante es hacerse prisionero de nuestras propias etiquetas y sentir una especie de obligación a decir las cosas que se supone que tenemos que decir o que los demás esperan que digamos. ¿Bajo qué etiqueta, entonces, nos identificamos? Creo que hacerse esa pregunta es un error. Somos hijos de la tradición, puesto que somos cristianos gracias a muchas personas e instituciones que han sabido, con mayor o menor acierto, transmitir la fe a la siguiente generación. Pero también somos hijos de la novedad rompedora del Evangelio, que siempre cuestiona el status quo y nos pide discernir los signos de los tiempos.

El conservador no quiere que nada cambie; el tradicional, por el contrario, saca lo mejor del pasado. El progresista cree que la novedad es, por sí misma, buena; la persona abierta discierne lo nuevo para descartar lo malo y quedarse con lo bueno. La convivencia de estas dos tendencias, sin etiquetas ni prejuicios, es necesaria. Y buena para nuestra vida de fe. O como dijera Jesús: “un letrado que se ha hecho discípulo del reinado de Dios se parece a un amo de casa que saca de su alacena cosas nuevas y viejas” (Mt 13, 52). 

  • Pedro Rodríguez Ponga SJ

Comentarios  

 
#3 Ana 21-08-2016 12:30
Ahora quiero agradecer este excelente artículo que me hace reflexionar sobre mis temores y prejuicios. Cómo voy a extrañarlos
Citar
 
 
#2 Ana 21-08-2016 12:21
Quiero agradecerles su entrega y sus conocimientos . Este portal ha sido de mucha utilidad para mi ya que usado sus reflexiones en una tarea evangélica y recibido mucho agradecimiento por enseñarnos a vivir el evangelio en nuestra vida. es un portal muy completo que vamos a extrañar. Mejor pensar que será hasta pronto y muchas bendiciones para ustedes. Ana
Citar
 
 
#1 Fabián Betancourt 09-07-2016 10:12
Cuesta mucho separarse de las Etiquetas y prejuicios, aceptando que no sólo existen puntos de vista de otras personas, si que también existen entendimientos dentro de mi diferentes, que me protegen de lo «nuevo», de lo diferente. Mi manera de ver las cosas me protege, me libera de nuevos esfuerzos, pero también me pierde de encontrar a Dios, de hablar a solas con el maestro y descubrir su voluntad.
No todo lo propuesto de afuera me pone en riesgo. Tengo que confiar basado en lo que se, en lo que no se y con fe.
Citar
 

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.