Índice del artículo
Adiós
Mirando hacia atrás, gracias.
Mirando hacia delante, volveremos.
«Dad gracias por todo. Eso es lo que quiere Dios de vosotros como cristianos» (1Tes 5, 18)

Quince años dan mucho de sí. Muchos nombres, muchas propuestas. Muchas personas que habéis colaborado, y otras muchas que habéis utilizado y difundido las propuestas de pastoralsj. Por todo eso; por la dedicación, por la ayuda, por el trabajo compartido, por la confianza y por la generosidad con la que tantos nos habéis ayudado a crecer, solo cabe dar las gracias. Porque agradecer debería ser una de nuestras actitudes más presentes en la vida. En este mundo, de demasiados reproches y quejas, la palabra clave ahora es gracias. A todos. Por tanto.

Y perdón si en algún momento no hemos estado a la altura. Si no hemos sabido estar a la altura de la misión que tenemos. Si hemos sido demasiado prudentes en ocasiones. Si alguien esperaba una palabra diferente que, por fidelidad al evangelio, hubiéramos debido decir y no hemos dicho.

 
 

Autorretrato (fragmento)

Vivir, pero además
vivir consciente,
vivir como si solo
fuese real la vida.

Y dar gracias a ciegas
a quienes me engendraron,
gracias al niño que me trajo aquí,
gracias a las muchachas,
al perro que me sigue y a la flor transitoria,
a la llovizna mística, a la luna de agosto,
gracias a los viajes que al llevarme
me hacen creer en casa,
y a las drogas felices, y a las decepciones
que me tienen humilde.

Esto soy. Gracias,
enormemente gracias.
Aunque, en verdad, no era necesario nada de esto,
muchas gracias.

Rafael Espejo, «Nos han dejado solos»



 

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.