Índice del artículo
Efecto resurrección: ¿Y ahora qué?
Fantasía de Dios
Innovación de Dios
Sí, ya pasó. Nos hemos preparado durante semanas para acompañar a Jesús en la Semana Santa de su Pasión; días de abandono, soledad y entrega. Hemos visto como muchos no han escatimado en esfuerzo y dedicación para llegar hasta aquí: cambios y ajustes personales, tiempos de silencio, procesiones, cofradías, penitencias…
La pregunta obligada es: ¿y ahora qué?, ¿dejaremos paso a lo que está por llegar? No sea que el efecto resurrección lo vivamos como un espejismo, algo tan inalcanzable como una utopía. Puede sonar extraño, pero a veces se está tan bien en lo viejo, lo obsoleto y lo de siempre, que -como María Magdalena- nos seguimos empeñando en visitar sepulcros y llorar el pasado; cuando hay una voz clara detrás de nosotros que nos dice: «Mirad, que realizo algo nuevo, ¿no lo notáis?» (Is, 43, 19)
 


 

Utilizamos cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la experiencia del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ver política de cookies.